¿Por qué Plants of Wonder?

"No es difícil tomar decisiones una vez que sabes cuáles son tus valores." - Roy E. Disney

BLOG

Este año se cumplen 5 años desde que decidí vivir un estilo de vida vegano. Fue un cambio que pasó casi de un día para otro, sin mayor preparación ni pensamiento. Simplemente, después de una conversación en donde se hizo evidente la incompatibilidad de mi amor y admiración por los animales con el hecho de que mi alimentación estaba basada en su explotación, sufrimiento o muerte, tomé la decisión de cambiar. No hacía falta que viera más imágenes de los mataderos, ni las “fábricas” productoras de leche y huevo, ni las redes repletas de pesca indiscriminada. Siempre supe que el filete, la hamburguesa o el embutido que me comía provenía de alguna parte un animal muerto y la normalización de ese sufrimiento me había hecho creer, hasta entonces, que era la única alternativa – una NECESIDAD, incluso. 

Pero fue así, el 19 de febrero de 2016, que ELEGÍ dejar de comer carne animal y consumir productos que contuvieran ingredientes de origen animal. 

¿Ha sido difícil el cambio? Honestamente, no. Al principio, sobre todo, requirió un poco de trabajo y lectura - pero jamás me ha parecido un sacrificio. Primero, porque la decisión la hice (la hago) con consciencia y convicción. Segundo, porque la variedad y versatilidad de los ingredientes vegetales ofrece más que suficientes opciones de comida rica, nutritiva y fácil de preparar. Pasé por un (largo) proceso de re-educación de la alimentación y dediqué bastante tiempo a leer etiquetas de productos para saber si contenían algún derivado de leche o un sub-producto derivado de algún animal. ¡HASTA EL DESINFECTANTE DE FRUTAS Y VERDURAS TIENE GRENETINA! Pero, el resultado de esto es que ahora consumo una mayor cantidad y variedad de cosas frescas y he dejado de lado varios productos procesados que, además de los ingredientes animales, contienen altas cantidades de azúcares, sal, almidones y conservadores.

¿Es cara una alimentación vegana? Como cualquier estilo de vida, puede ser tan cara o económica como uno quiera o pueda. Sin duda, una dieta a base de productos importados, especializados y que son de ingredientes exóticos puede traducirse en un gasto fuerte; no importa si hablamos de polvos de proteína vegetal o quesos gourmet importados de Europa. Sin embargo, considerando que la base de una alimentación vegana son frutas, verduras, granos y semillas, es una alimentación variada, fácil de encontrar y muy económica en un país como el nuestro. Podría decirse, incluso, que una dieta a base de plantas es más económica si comparamos el precio de un kilo de carne con un kilo de lentejas, por ejemplo. Y, en el caso de Plants of Wonder, usamos ingredientes frescos y hacemos nuestros productos aquí mismo, intentando ofrecerlos a un precio asequible y comparable con sus equivalentes no-vegetales.

¿Extraño algo de mi alimentación no-vegana? Para nada. Esto no significa que el olor de una parrillada no me resulte agradable, o que el recuerdo de mis platillos favoritos no me generen un antojo, pero esos antojos son pasajeros y cada vez menos frecuentes. No hay nada de una dieta animal que se me antoje de manera persistente o que mi cuerpo me "pida" - mucho menos sabiendo la implicación que tiene para el animal que muere para ello. Para todo he encontrado alternativas vegetales sabrosas y fáciles de hacer. En mi caso, lo que más creí que iba a extrañar eran los quesos. Solía comer MUCHO queso y nunca había probado queso vegano antes. Ni siquiera sabía de su existencia, sinceramente. Así que en estos productos he fijado mi atención bastante, desde un inicio. De la oferta disponible en México - en Mérida - hay algunos que me gustan y otros que sinceramente me parecen olvidables. Y aunque he podido saciar mi antojo por el queso, me seguía faltando encontrar algunos que fueran realmente deliciosos. Quizás porque la mayoría están hechos a base de almidones y saborizantes, que logran la textura del queso pero pueden irse al extremo de sentirse plásticos. Por eso es que varias de las primeras recetas que hice cuando empecé a explorar la cocina vegana fueron quesos. Hechos a base de almendras e ingredientes naturales, siguiendo procesos artesanales similares a los usados para hacer quesos lácteos finos, no sólo sacian el antojo, sino que son realmente ricos para disfrutarse solos.

Creamos Plants of Wonder para facilitar la adopción de una alimentación de base vegetal de manera sencilla, deliciosa, saludable y asequible. Es un proyecto surgido del amor por la comida, la cocina y el deseo de inspirar a quienes quieren reducir o eliminar el consumo de alimentos animales, sin importar cuál sea su motivador.

El mundo vegetal ya nos ofrece una variedad inmensa de granos, semillas, legumbres, frutas, verduras y derivados de manera natural. Nuestros productos son un complemento que aprovecha y celebra la naturaleza de sus ingredientes, transformados en insumos más “familiares” y de fácil incorporación a las formas de cocinar con las que siempre hemos vivido.

Estos primeros cinco años han sido un camino de descubrimiento, aprendizaje, creación, disfrute y bienestar, sabiendo que mis valores personales y mi alimentación están en sintonía.

Porque cada alimento importa, elijamos con consciencia. 

Plants of Wonder - Merida Mexico
Contacto:
Visita:

BARRA DE COMIDA
SÁBADOS: 10 a 7; DOMINGOS: 10 a 2. Disfruta deliciosas creaciones veganas y descubre todo lo que ofrece el Centro Cultural La68: Calle 68 468 x 57 y 55. Centro.

Colaboraciones:

FOOD LAB + HUERTO URBANO
Calle 65 x 72 y 74. Centro. Mérida, Yucatán.

© 2021 Plants of Wonder